QUIROMASAJE


El quiromasaje es el complemento ideal en situaciones cotidianas como el estrés, la fatiga, la celulitis, la mala circulación sanguínea, la sobrecarga muscular e incluso en la mayoría de lesiones músculo-tendinosas y de los ligamentos.

 

Generalmente, gracias al quiromasaje podemos evitar la ingesta de algunos fármacos tipo antiinflamatorios, sedantes o analgésicos, por el trabajo zonal que se realiza.

 

El hecho de comprimir un músculo provoca en él una serie de reacciones en cadena: de estimulación, sedación, de limpieza (eliminando el ácido láctico acumulado entre sus fibras), de regeneración al estimular el aporte sanguíneo. La acción del masaje es directa e indirecta. La directa es principalmente circulatoria y se manifiesta en la corriente linfática, venosa y en los líquidos de exudación y derrame; sobre el sistema muscular se advierte después del masaje un aumento de flexibilidad y una disminución de la fatiga, con el masaje las fibras musculares adquieren una capacidad mucho mayor para contraerse de modo más rápido y mejor, esta capacidad aumenta de 3 a 7 veces más después del masaje. La acción indirecta del masaje la recibe el sistema circulatorio, en el que se producen cambios como vaso-constricciones y vaso-dilataciones; en un masaje general pueden aumentar o disminuir las pulsaciones, podemos sedar o estimular todo el sistema nervioso aunque tan sólo recibamos el masaje en una pequeña zona corporal.

 

Los efectos del masaje son tanto físicos, reflejos y psíquicos.

 

Uno de los efectos físicos del masaje los recibe la piel; el masaje la libera de las células en descamación y de las impurezas que obstruyen los poros, facilita la secreción de las glándulas sudoríparas y sebáceas. La circulación también se beneficia de los efectos del masaje, ya que activa la propulsión de las venas y vasos linfáticos permitiendo así reabsorber los derrames, descongestionar o mejorar la nutrición de los tejidos, aumentar la vaso-dilatación de la zona en la que trabajamos, es decir, se produce una hiperemia debido a un aumento de la sangre circulante y también favorece la circulación venosa de retorno. El músculo también recibe sus beneficios, el masaje excita las fibras musculares, las activa y las calienta. Tras un masaje energético aumenta la temperatura muscular un grado. Potencia la recuperación de las propiedades musculares, le da elasticidad, fuerza, y contractibilidad. El masaje potencia la expulsión de ácido láctico y otras acumulaciones de metabolitos del músculo que provocan la fatiga y el dolor muscular. Otro sistema que se beneficia de la acción del masaje es el nervioso; si se comprimen las extremidades nerviosas o se somete a fricciones lentas y prolongadas se disminuye su sensibilidad, si al contrario se aplican maniobras rápidas y enérgicas se irritan o sensibilizan las terminaciones nerviosas.


El efecto reflejo del masaje lo recibe el sistema nervioso o bien estimulándolo o sedándolo local o generalmente. Sobre la circulación se genera un movimiento de vaso-constricción o vaso-dilatación. En el músculo su efecto es de contracción o relajación y sobre los órganos el efecto reflejo del masaje supone una aceleración o retardación funcional o secretora.

 

A través del masaje podemos relajar o estimular el sistema nervioso, dependiendo de la fuerza y la rapidez de las manipulaciones. Produce una sensación de bienestar y de equilibrio, activa las endorfinas (que es la hormona de la felicidad) y mejora el estado de ánimo, produciendo un efecto psíquico positivo.

 

Existen diferentes técnicas de masaje: descontracturante, deportivo, circulatorio, anticelulítico, relajante, estimulante. Según el caso o las necesidades de la persona se utilizarán una o varias técnicas de masaje para conseguir el efecto deseado pudiendo reforzar el tratamiento con moxibustión, las ventosas o las agujas intradérmicas.

 

En Sheng Qi hemos creado diferentes combinaciones de masajes para conseguir una eficacia absoluta según el tipo de pacientes y la dolencia que padezca, disponemos del masaje con pindas, el masaje holístico, el masaje con piedras calientes, el masaje con velas de aromaterapia y el masaje con ventosas.