MOXIBUSTIÓN


Hoy en día gracias a la difusión de la medicina tradicional china, la Moxibustión se utiliza con frecuencia en todo Occidente y en multitud de países del mundo. Es un método sencillo, sin efectos nocivos, que usa las propiedades curativas de la planta artemisa y del calor para reequilibrar el estado de salud, en general, y para trabajar sobre trastornos más específicos como el bajón de energía, artrosis, problemas musculares crónicos, etc.

 

La moxa suele tener forma de puro; está compuesta de artemisa prensada, la cual se enciende por un extremo y se dirige al punto del cuerpo donde se quiera tratar; esto produce un calentamiento de la zona que provoca una dilatación de los capilares, incrementando la circulación en todo el cuerpo en general.


La medicina tradicional china utiliza la moxa para activar los puntos de acupuntura e introducir calor en los meridianos, combatir el frío o la humedad interna o para favorecer las condiciones energéticas de nuestro interior.

 

A nivel local, que es donde yo utilizo la moxa, como complemento de un masaje, nos puede ayudar en:

  • Trastornos de las articulaciones (como la artrosis o la artritis).
  • Trastornos derivados del frío o la humedad (rigidez lumbar o cervical).
  • Contracturas musculares.
  • Puntos gatillo (son puntos muy dolorosos de contracturas muy intensas).