MASAJE CON PIEDRAS CALIENTES


El masaje con piedras calientes es un tipo de masaje muy especial; se utilizan cantos rodados de obsidianas de diferentes tamaños para adaptarse mejor a cada parte del cuerpo y, además, mantienen durante largo tiempo el calor; las propiedades de la obsidiana son muy adecuadas para este tipo de tratamientos ya que sacan a la luz los problemas que tenemos escondidos, tanto sean de índole emocional o físico, y ayudan a tratar los dolores, sean estos reumáticos o artrósicos. Cuando la obsidiana pone de manifiesto los traumas emocionales y los hace conscientes, es cuando los podemos mirar de frente, y  encararse a ellos para ponerles solución, es la única manera de poder desprendernos de los dolores físicos, tratando los emocionales. Por ello el masaje con piedras calientes es muy adecuado, porque nos ayuda a ver claro lo que nos está perjudicando a nivel mental y además nos relaja físicamente, que buena falta nos hace. Es muy agradable sentir el calor de la gema y notar como poco a poco va deshaciendo los nudos y las contracturas que tenemos por la acumulación y el exceso de responsabilidades; mientras van pasando las piedras calientes junto con los aceites, combinando con la acción de unas buenas manos, vamos sintiendo como la mente se aplaca, se calla y deja de pensar en las cosas que nos preocupan; es como entrar en un estado de meditación. Realmente merece la pena sentirlo.