MASAJE RAINDROP


El masaje “gota de lluvia” es una técnica de sanación, utilizada por los indios Lakota de Norteamérica. Este masaje restablece el flujo energético y estimula el sistema inmunológico. Las manipulaciones son verdaderas caricias para el alma, que consiguen estimular al máximo las terminaciones nerviosas que salen de la columna vertebral, y junto con los siete aceites esenciales puros, de efecto terapéutico, estimulan la circulación y el flujo de todo el canal medular.

 

Es una combinación de tres poderosas terapias como es: la aromaterapia, la reflexología y la técnica de Effleurage. Esta maravillosa sinergia consigue equilibrar y transformar a la persona. Se obtiene una alineación eléctrica y estructural del cuerpo desde la columna vertebral, pero no con manipulaciones agresivas como haría un quiropráctico, si no gracias a los aceites esenciales que ayudan al cuerpo a requilibrarse, abriendo el flujo de la energía. Se reduce el estrés y la ansiedad, se potencian las emociones positivas como la felicidad y la alegría, se pueden liberar las emociones negativas que se almacenan en el subconsciente a nivel celular. Mejora la respuesta del cuerpo a las enfermedades y a las lesiones, aparte de que este tratamiento es un gran antioxidante. Alivia el malestar muscular, suavizando las contracturas y ablandando los músculos.

 

El sistema inmunológico se beneficia en gran medida de este masaje, gracias a todos los aceites esenciales y las manipulaciones concretas de esta técnica. A nivel emocional, se consigue un gran bienestar, la inhalación de los aceites esenciales de efecto terapéutico llega hasta el sistema límbico del cerebro, pudiendo liberar emociones enquistadas. También se logra una desintoxicación del cuerpo al eliminar las toxinas acumuladas y estimular la limpieza de los receptores celulares. Teniendo en cuenta todo esto, podemos decir que es ideal para tratar el estrés, la fatiga crónica, los problemas emocionales, los dolores de espalda en general, las infecciones víricas y bacterianas, los problemas circulatorios, reduce la inflamación y el dolor, te ayuda en la desconexión del estrés diario y te conecta con tu cuerpo, mejora la homeostasis, facilita la relajación física y emocional, mejorando considerablemente el insomnio. Aparte de todos estos beneficios, es un placer recibir este masaje, sumamente respetuoso con el cuerpo y estimulante para los sentidos. Las manipulaciones neurosedantes, que se realizan encima de la columna vertebral con todos los aceites esenciales, logran un efecto tan relajante como pocos masajes consiguen.

 

 

Se puede realizar de forma esporádica como antiestrés, o cuando se quiera tratar algo concreto se realizará esta técnica una vez por semana durante al menos dos meses, para luego, hacerlo una vez al mes como mantenimiento.