MASAJE AYURVEDA


Ayurveda es la más antigua y holística técnica médico existente actualmente en el planeta.

 

Se originó en la India hace unos 5.000 años. Se dice que los Rishis o sabios de la época, se metían en las cuevas del Himalaya a meditar para estudiar la naturaleza en sus  manifestaciones y diferentes formas y al Universo como un todo. En esas cuevas fue donde concibieron y crearon los principios básicos del Ayurveda, que reconoce que la última causa de las enfermedades está en violar las leyes naturales.

 

La palabra “Ayurveda” está compuesta de dos términos sánscritos: “Ayu”, significa vida o existencia, y “Veda”, significa conocimiento o sabiduría. Entendemos entonces que el Ayurveda es más que una simple ciencia médica, es la “ciencia de la vida”, considera al individuo como un todo completamente unido, compuesto de cuerpo, mente y espíritu, por lo tanto la salud y el bienestar son consecuencia de la armonía y el equilibrio de todas las partes.

 

El Ayurveda es un estilo de vida que tiene como propósito conservar la salud y ayudar al enfermo a obtenerla. Para esto es necesario cuidar el cuerpo, la mente y el espíritu, y profundizar en el sentido de la existencia para vivir en armonía consigo mismo y con el mundo. Es un sistema holístico que propone cambios en el estilo de vida, en el tipo de alimentación y que utiliza recursos terapéuticos variados y remedios naturales para restablecer el equilibrio corporal y depurar las toxinas acumuladas.

 

Hoy en día, el Ayurveda está reconocido mundialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por la Organización Europea de Medicinas Complementarias (EHPA), por el Centro de Medicinas Alternativas y Complementarias de EE.UU. (NCCAM) y por todos los gobiernos del mundo como la primera medicina alternativa del mundo por su valor terapéutico y por ser la promotora de la salud interna y la belleza externa de todo ser humano.

 

Cada día más, la sociedad occidental busca en las técnicas orientales no sólo la belleza, sino también equilibrio, relajación y bienestar del cuerpo, mente y alma.

 

Los principios básicos del Ayurveda son:

  • Las tres gunas (fuerzas primordiales del universo)
  • Los cinco elementos o Mahabutas
  • Los tres doshas, tridosha
  • El prana
  • Los srotas, nadis y marmas
  • Los chakras

Las tres gunas

En el campo de la conciencia hay tres fuerzas que ponen en movimiento la creación. Se  las conoce en el Ayurveda como las tres gunas, o atributos fundamentales del Universo. “Sattva” es la esencia pura de la realidad, “el impulso, la evolución”; “Tamas” es la fuerza de la inercia, “impulso para permanecer igual”; “Rojas” es la fuerza del cambio o el movimiento, “la acción por la acción misma”.

 

Estas fuerzas están presentes, no sólo en todos los actos, sino en la íntima formación de todos los seres y cosas que existen.

  

Los cinco elementos o Mahabutas

El Ayurveda considera que todo lo que existe en el Universo está formado por cinco elementos básicos.

 

Estos elementos están también presentes en cada individuo y están relacionados con el funcionamiento de los cinco sentidos y con la acción que éstos realizan:

 

ETER Akash Oído
AIRE Vayu Tacto
FUEGO Tejas Vista
AGUA Apa Gusto
TIERRA Prithvi Olfato

 

 

El ÉTER representa el espacio, se relaciona con el espacio vital. En el cuerpo humano estaría presente en cavidades como la boca, la nariz, el tubo digestivo, las vías respiratorias, en los capilares de los vasos sanguíneos, en los tejidos y en las células.

 

El AIRE es el elemento del movimiento. Está presente en los músculos, las pulsaciones cardíacas, la expansión y contracción de los pulmones y los movimientos del estómago y los intestinos y la actividad del sistema nervioso.

 

El elemento FUEGO en el cuerpo humano está representado por el metabolismo. El fuego está  presente en todos los procesos de asimilación y transformación, como la digestión, las reacciones químicas. También se encuentra en la materia gris de las células cerebrales y en la retina que percibe la luz.

 

El AGUA se relaciona con el estancamiento. Representa lo húmedo, lo fluido, incluyendo lo gaseoso. Se manifiesta en las secreciones del tubo digestivo, en las glándulas salivales, en las mucosas y en el plasma.

 

La TIERRA es el elemento estructural. Representa lo sólido, lo compacto, lo estructural. Está presente en las estructuras sólidas: huesos, cartílagos, uñas, piel, músculos y tendones.

 

Los tres Doshas, Tridosha

Los DOSHAS surgen de la combinación de los cinco elementos y se los considera como los tres principios energéticos primarios, que regulan todos los procesos fisiológicos y psicológicos del ser humano. La salud depende del equilibrio de estas tres fuerzas en el organismo.

 

Cada DOSHA se compone de las cualidades de dos elementos y de éstos recibe su carácter:

  • Los elementos éter y aire se combinan para formar VATA
  • Los elementos fuego y el agua se combinan para formar PITTA
  • Los elementos agua y tierra se combinan para formar KAPHA

 

Así pues, VATA tiene la movilidad del aire y del éter, PITTA la energía del fuego y KAPHA la estabilidad y solidez de la tierra.

  

Estas tres fuerzas están presentes en diferentes grados en cada persona, siendo las dos más destacadas las que determinan los rasgos físicos y ciertos aspectos psíquicos.

 

Podemos decir que los Doshas son las fuerzas presentes en todos los procesos biológicos.

 

VATA

Es el principal impulsor del cuerpo. Promueve la CIRCULACIÓN y reparte PRANA (fuerza vital) por todo el organismo. VATA gobierna el principio del MOVIMIENTO o VIBRACIÓN, tanto física como mental. Se la puede considerar como la fuerza que dirige los impulsos nerviosos, la circulación, la respiración y los procesos de eliminación. Es el más importante de los tres Doshas. Cuando VATA está desequilibrado, el cuerpo enferma rápidamente porque el PRANA deja de fluir con normalidad.

 

VATA crea personas de estructura delgada, piel seca, áspera y fría por falta de Kapha y Pitta (agua, tierra y fuego) y con tendencia al nerviosismo, pero muy creativas.

 

La fuerza VATA se asienta en las “cavidades” del cuerpo y en la cabeza.

 

PITTA

Es la fuerza del “fuego interno”. Significa aquello que digiere las cosas. Es responsable de todas las transformaciones químicas y metabólicas en el organismo, así como de la producción de calor. PITTA es la fuerza que mueve los procesos hepáticos y la asimilación de nutrientes en el intestino delgado durante la digestión. También gobierna la habilidad para digerir ideas e impresiones.

 

La fuerza PITTA genera personas de gran vitalidad, coléricas, críticas y competitivas que gustan de la acción y la eficacia.

 

La piel de estas personas es delicada y ligeramente edematosa. Suelen tener las extremidades calientes, soportan mal el calor extremo y se irritan con facilidad.

 

La fuerza PITTA se asienta en el intestino delgado y en el hígado.

 

KAPHA

Se manifiesta como la fuerza de la ESTRUCTURA, es lenta, pesada y húmeda.

 

KAPHA es la formadora de proteínas, los verdaderos ladrillos del edificio corporal.

Da fuerza y estabilidad tanto psíquica como física. Confiere resistencia contra la enfermedad y puede apoyar el proceso de curación.

 

Produce personas de estructura grande, de reacciones lentas, emocionalmente estables, piel grasa y ligeramente fría.

 

La fuerza KAPHA se asienta en los bronquios, los pulmones y la médula ósea.

 

 

El Prana

El PRANA es el principio universal de ENERGÍA VITAL o fuerza de la vida que reside en todos los seres vivos y que obtenemos a partir de los alimentos, el agua, el aire (a través de la respiración) y el sol.

 

La fuente principal de PRANA es el SOL. Su energía sirve de motor para desencadenar todos los procesos biológicos. Cuando no hay luz solar, sencillamente no hay vida.

 

Las plantas absorben PRANA (del sol, del aire y de los nutrientes de la tierra) y lo fijan en su estructura. Al ser ingeridas por los herbívoros éstos lo fijan en la suya, aunque perdiendo calidad y cantidad con el paso de la planta al animal.

 

Así tendremos que la cantidad del PRANA de cualquier alimento vegetal vendrá determinada por la “calidad” de vida que la planta haya tenido, las horas de exposición al sol, la cantidad de humedad, los nutrientes minerales, el estado de acidez o alcalinidad del terreno donde se ha desarrollado, etc. Incluso el replante y recolección tiene su importancia a la hora de fijar el PRANA. Cuanto más cerca de lo natural y equilibrado, más armonía existe y, por lo tanto, más PRANA.

 

Por esta razón, la cultura Ayurveda sólo tiene en cuenta los alimentos de origen vegetal y da mucha importancia a una respiración correcta como la que se realiza en el Yoga (Pranayama).

 

 

Srotas, nadis, marmas

El Prana circula por el cuerpo de igual manera que lo hacen la sangre y la linfa, sólo que por canales no físicos, llamados SROTAS, que forman una red de cientos de miles de capilares energéticos repartidos por todo el organismo.

 

De igual modo que las redes vasculares, los SROTAS forman colectores cada vez más grandes hasta llegar a 3 que son los principales, que están situados a lo largo de la columna vertebral. Por ellos circula el Prana y es distribuido por todo el organismo.

 

Estos tres grandes canales se llaman NADIS:

  • Sushuma: asciende en línea recta, en paralelo con el eje cerebro-espinal y atraviesa todos los chakras. Está formada por 7 nadis internos.
  • Ida: situado a la izquierda de la columna vertebral.
  • Pingala: situado a la derecha de la columna vertebral.

 

Ida y Pingala ascienden serpenteando entrecruzándose tres veces.

 

Hay puntos llamados de cruce donde convergen redes nerviosas, sanguíneas y pránicas. Estos puntos de gran intensidad energética se llaman PUNTOS MARMAS y sirven para ejecutar terapias curativas mediante su adecuada manipulación.

 

Los Chakras

 

Los CHAKRAS son centros de energía situados a lo largo de la línea vertical que divide el cuerpo en dos.

 

Existen 7 CHAKRAS que están relacionados con los puntos MARMA, que reciben la energía generada por los CHAKRAS. Los 7 CHAKRAS influyen en nuestro estado físico, psíquico, emocional y espiritual.

 

La palabra CHAKRA quiere decir “rueda” en sánscrito. Cada CHAKRA está representado por una serie de pétalos que forman un núcleo central. Se visualizan como flores de loto creando un canal a través del cuerpo.

 

Son centros magnéticos, vórtices (núcleos) de energías. En la mayoría de las personas se encuentran inactivos o bloqueados. A través de prácticas específicas, estos CHAKRAS se abren para permitir que la fuerza interior (fuerza espiritual psíquica que permanece latente “KUNDALINI”)  pueda desarrollar toda su potencial de forma adecuada.

 

Los CHAKRAS están alimentados por las energías pránicas que circulan a través de los Nadis.