TRABAJO DE CREENCIAS


Cuando queremos que las cosas sean de diferente manera de cómo son, sufrimos; cuando tenemos creencias y actuamos según rigen y van en contra de nuestra naturaleza, sufrimos; cuando no aceptamos la realidad y nos enfadamos con el mundo, sufrimos.

 

Estar  acorde con lo que es, aceptar que las cosas son como son, y eso no significa resignación sino simplemente no pelearse con  la realidad, y no desear que las circunstancias sean otras, hace que seamos capaces de ver la realidad tal cual y pasar por la vida de manera sana y amorosa, en lugar de ir contracorriente e intentar cambiar las cosas o a las personas porque creemos que deben ser diferentes. Qué ansiedad tan grande la de querer cambiar el mundo, la de querer que las personas sean como creemos que tienen que ser, que los sucesos sean unos en lugar de otros; es un desgaste enorme y, que además, si tenemos en cuenta que está completamente fuera de nuestro alcance, intentar querer que las cosas sean diferentes, no está en nuestra mano.

 

Este taller te enseña a cuestionar cada pensamiento de esta índole que tengas, te enseña a descubrir quién serías sin tu historia, te hace ver que enfrentarte con la realidad duele y cómo podemos aceptar la realidad tal cual es, sin resistencias, sin odios ni rencores, simplemente amando la verdad.

 

Es un taller que dura unas 3 horas y media y está compuesto de tres partes. En la primera haremos una meditación, basada en una visualización para acceder al subconsciente y descubrir cuáles son los pensamientos que en este momento nos están dañando más, siempre y cuando no se tenga claro qué queremos trabajar, pero aun así es interesante descubrir qué esconde el subconsciente.

 

En la segunda parte aprenderemos realmente a cuestionarnos los pensamientos, a darle la vuelta a las creencias y ver la realidad tal y como es. Esto lo haremos con el trabajo desarrollado por Byron Katie, que, con unas cuantas preguntas, nos hace ver que nuestros pensamientos, son sólo eso pensamientos y que no tienen nada que ver con la verdad. Los pensamientos que hayan surgido en la meditación o que ya sepamos que nos limitan, los trabajaremos para destructurarlos y trasmutarlos. Lo haremos de forma práctica, trabajando con los pensamientos de todos los asistentes, veremos los casos particulares de cada uno y nos daremos cuenta de lo fácil que puede llegar a ser. Es una herramienta que después de salir del taller, se puede aplicar al día a día para ir trabajando de manera continuada y desmontar los pensamientos que nos hacen sufrir.

 

Y en la tercera parte utilizaremos la Matrix Maestra para reforzar el trabajo hecho, aplicaremos en el sistema energético de cada participante aquellas capacidades necesarias para ayudarlo a eliminar esos pensamientos dolorosos.

 

En definitiva, utilizaremos tres técnicas muy potentes para poder ver la realidad tal cual es, para amar lo que es y dejar de discutir con la verdad.

 

Los grupos son muy reducidos para poder hacer un trabajo casi personalizado, pero lo hacemos grupal porque es muy interesante descubrir los pensamientos de los demás, ya que nos damos cuenta de que todos más o menos estamos en el mismo proceso y eso hace que nos acerquemos al resto de las personas, generando una sensación de unidad en lugar de separación.