TALLER DE LA FEMINIDAD


Vivimos en una sociedad completamente masculinizada, agresiva, directa, distante, dura y no digo que esté mal, el problema que encuentro es que las mujeres nos hemos vuelto de esta manera, hemos dejado a tras la feminidad, el ser flexibles, diplomáticas, tiernas, cariñosas, amorosas, dulces, calentitas y no puede ser, la mujer es lo que es, su esencia es la que es, nosotras somos yin y al desconectarnos de ella interiormente nos sentimos mal, las relaciones con el sexo opuesto se complican, porque podemos llegar a ser más (hombres) yang que ellos, hablando a nivel energético por supuesto, y eso les da miedo. Los hombres se encuentran con mujeres agresivas, dominantes, distantes, inexpresivas, resolutivas, etc y no saben cómo manejar la situación. Para el buen funcionamiento del hogar, de las relaciones en general y con ella misma, es necesario que la mujer vuelva a conectar con su feminidad, eso no significa que deje de trabajar o que se vuelva sumisa, no es eso. Significa que saque su lado Yin, que se sienta mujer, que se sienta amorosa, sensual, tierna, blandita, todo lo que es una mujer en su máxima expresión. Que aprenda a sacar su feminidad y conectar con lo que realmente es, una mujer.

 

Por eso la idea de montar un taller para poder trabajar la feminidad, sacarla, experimentarla y saber en qué momento es necesario sacar la energía Yin y cuando necesitamos la Yang.

 

Es un taller completamente práctico de 3 horas y media de duración dividido en dos partes, la primera trabajará la parte física o sea el cuerpo. Ya sabemos que el cuerpo habla lo que la mente consciente no sabe o no puede expresar y será a través de él que descubriremos cómo estamos, cómo sentimos, que zonas están en concordancia o cuales están bloqueadas. Esta parte corporal se hará con Movimiento Integral, que yo entiendo como una sesión se psicología no hablada. La segunda parte se realizará trabajando la parte más emocional, sintiendo y conectando con la energía Yin. Las dos técnicas, muy diferentes entre sí trabajarán el mismo concepto, la feminidad, para conseguir un trabajo muy profundo desde todos los niveles y que quede fijado y asimilado, de ahí viene la idea de juntar una terapia corporal con una emocional.

 

La primera parte, cómo ya hemos dicho, trabajaremos con Movimiento Integral durante dos horas más o menos. Uno de los motivos del trabajo corporal en este taller es porque muchas veces nuestro cuerpo se bloquea o se encoje debido a traumas pasados, y como los músculos tienen memoria celular, todas las malas experiencias por las que hemos pasado, generan contracciones y encogimiento de las fibras musculares, haciendo que la postura anatómica no sea la correcta y dificultando el buen fluir del movimiento, provocando movimientos cortantes o incluso la imposibilidad motriz, como podría ser una pelvis por la que ha pasado abusos. Ante un miedo el músculo se encoge para defenderse, llegando a bloquear el movimiento, y como ya sabemos, si no hay movimiento pélvico, el orgasmo no se puede producir.

 

Con los ejercicios de Movimiento Integral reconoceremos nuestro cuerpo, la pelvis, recuperaremos todos sus movimientos, los más profundos, y con suaves ejercicios  ayudaremos a soltarla, a liberarla.

 

La pelvis esta situada en la parte baja del abdomen, contiene los órganos reproductores, los excretores, emocionalmente alberga deseos, instintos, miedos y represiones. Nos conecta con la vida, la nuestra a través del cordón umbilical con nuestra madre, y con nuestra propia capacidad maternal. Vamos a liberar sus movimientos, a despertarla y a escucharla, a recuperar, a sentir y a mimar a nuestra niña interior a través de ella.

 

Cómo ya hemos mencionado, la segunda parte de este taller será a base de ejercicios para conectar con la energía Yin y poder experimentarla, poder sentirla y conectar con ella. Aprenderemos la diferencia entre el Yin y el Yang, saber diferenciar entre las dos energías y cuando podemos usarlas y en qué momento, integraremos esta sabiduría conectando con cada una de ellas para poder sentirlas y diferenciarlas. Lograremos saber en cual nos sentimos más cómodas y nos movemos por la vida. Conectaremos con la parte más profunda de la feminidad, con la mujer, la sensualidad y la energía que ella conlleva. Es un taller muy intenso donde las percepciones cambian y hace que sientas el poder que llevas dentro.