TRATAMIENTOS FACIALES AYURVEDAS


El ayurveda se basa en la premisa de alcanzar un estado de equilibrio entre el cuerpo, mente y alma, a través de la conquista de la salud, belleza y bienestar. La persona que tiene un problema estético, no es sólo un cuerpo físico con un problema de la piel, es mucho más. Es la unión de cuerpo, mente y alma. Por ello, cuando aparece un problema en la piel, observamos a la persona que lo padece y, no sólo insistimos en el problema físico estético, sino que debemos abarcar todo el ámbito de vida del individuo, desde los aspectos más recónditos de la mente y las emociones hasta los más superficiales del estilo de vida y su entorno. El objetivo es eliminar el “desequilibrio” físico o emocional que causó el debilitamiento del sistema inmunológico, lo que afectó negativamente a la piel. Los tratamientos ayurvedas trabajan el Dosha específico de cada persona, por eso el tipo de masaje y producto varía de una persona a otra aunque se trate del mismo síntoma, por ejemplo pueden venir tres personas distintas a tratarse las manchas (o sea el mismo problema), pero si cada una tiene un Dosha diferente (Vata, Pitta o Kapha) el tipo de masaje, los aceites vehiculares y los aceites esenciales a utilizar serán diferentes, aunque los micronizados de hierbas sí que traten el problema específico; por ese motivo al equilibrar tanto a nivel físico como anímico son tan efectivos. Todo problema tiene una causa, una vez equilibremos el Dosha y neutralicemos el motivo, el problema físico remitirá. Esta nueva manera de enfocar los tratamientos, basados en la tradicional disciplina de la India, es una tendencia clara, cada día más y más reconocida y aceptada en el mundo de la estética.

 

Los tratamientos faciales ayurvedas  (Atma-Ayurveda Rasayana) están basados en cinco procedimientos que, siguiendo la tradición ayurveda, restauran el equilibrio de la piel devolviéndole el brillo, la tersura y el vigor propios de las pieles jóvenes.

 

Los cinco tratamientos son:

  • Panchakarma (purificador y remineralizante)
  • Nirvana (relajante y oxigenante)
  • Yauvana (reafirmante y antiarrugas)
  • Marga Medas (para pieles grasas y con acné)
  • Marga Ama (para pieles con couperosis y problemas circulatorios)

 

La disciplina ayurvédica sigue una metodología a la hora de realizar cualquier tratamiento facial, independientemente del problema de la piel a tratar:

  • Restaurar el equilibrio de la piel (Panchakarma)
  • Devolver el brillo, la tersura y el vigor propios de las pieles jóvenes (Rasayana)
  • Equilibrar física, mental y espiritualmente (Shodan)

 

 

 

PANCHAKARMA

 

El paso de las estaciones marca el ritmo vital de nacimiento, crecimiento, reproducción, eliminación y reposo en todos los seres vivos. Estos ciclos se resumen en 4 estaciones de tres meses de duración. La energía vital se muestra de 4 formas diferentes, una por cada estación.

 

En primavera todo “nace” con el agua como principal motor, en verano todo “madura” rodeado de “sequedad y calor”, en otoño la vida se prepara para el invierno “acumulando” energía en un medio de viento y agua, y, finalmente, en invierno la energía “reposa” para “regenerarse” en un medio frío y seco.

 

Nuestro cuerpo debe adaptarse a estos ciclos y a la forma en que la energía se muestra en cada uno de ellos. Sin embargo, el modo de vida actual nos lleva a vivir todo al año como si fuera primavera o verano: trabajamos las mismas horas, nuestra actividad es la misma y los ciclos de descanso también. Esto hace que la recarga energética propia del otoño no la realicemos de forma conveniente, como tampoco respetamos los reposos del invierno al mantener la misma actividad y el mismo ritmo durante todo el año.

 

La asimilación de energía se realiza de forma incorrecta, provocando en nuestro organismo una deficiente “digestión” y en nuestro campo emocional, una sensación de estrés indefinida. Así, vamos acumulando toxinas físicas y mentales de una estación a otra a lo largo del año.

 

El Panchakarma elimina estas toxinas energéticas y devuelve el equilibrio perdido. Pone a cero nuestro reloj biológico y nos prepara para vibrar en armonía con la frecuencia propia de cada estación del año.

 

Los objetivos de este tratamiento son:

  • Efecto emocional: purificar mente y alma
  • Efecto cosmético: remineralizar e hidratar

 

El protocolo a seguir en el tratamiento ayurveda Panchakarma es el siguiente: antes de todo es conveniente realizar un test para saber qué Dosha es el que tenemos en desequilibrio; se trata de contestar unas preguntas que nos ayudarán a descubrir qué tratamiento debemos emplear. Una vez tengamos esta información procederemos a realizar el tratamiento. Primero nos aplicaremos en las manos unas gotas de un  preparado de aceites esenciales puros para equilibrar (equilibrant Uma) y realizaremos un pequeño masaje de bienvenida, seguidamente limpiaremos la cara, el cuello, el escote y los brazos con un aceite noble (aceite vehicular Pitta), tonificaremos la piel limpia con el preparado tonificante emocional que realizaremos añadiendo 2 gotas de aceite esencial de naranja, y acto seguido haremos una exfoliación con un micronizado de hierbas preparado para ello (Parinama), mezclado con el aceite vehicular que haya dado el  resultado del test, sin retirar éste  aplicaremos la mascarilla purificadora (Sattva Fango) y la dejaremos  puesta unos 15 minutos (en las primeras sesiones el tiempo de exposición será inferior, porque el fango en muy activo y podría producir rojeces en la piel). Mientras la mascarilla hace su función limpiaremos los pies con el preparado emocional y realizaremos un masaje reequilibrante teniendo en cuenta el Dosha predominante, usando el aceite vehicular según el test.  Limpiaremos los restos de la mascarilla con una rejilla de algodón sin tratar. Realizaremos el masaje facial Rasayana para equilibrar el Tridhosa y acto seguido empleando el aceite vehicular, según el test, junto con unas gotas de aceite esencial de naranja continuaremos el masaje facial, y terminaremos con un masaje especial con las pindas.

 

 

 

NIRVANA

 

Nirvana significa Paz y Unicidad con todo, requisito  indispensable para que la salud y el bienestar de nuestra piel sean duraderos.

 

Cuando nuestro interior se ve desbordado por las tensiones o cuando el excesivo esfuerzo físico hace que nuestra energía se vea mermada, surgen en nuestro rostro signos de agotamiento, tensión nerviosa o temor. Estos signos de envejecimiento prematuro que aparecen son las señales que nos advierten que estamos perdiendo energía vital y que nuestro organismo pierde defensas.

 

El tratamiento Nirvana abre los canales del sistema linfático y los receptores de energía logrando que nuestro rostro refleje la seguridad, la fuerza y la paz interior perdidas.

 

Este tratamiento es recomendable en cualquier situación de estrés, borrando del rostro las arrugas de tristeza y tonificando los músculos que expresan alegría y bienestar.

 

Para conseguir estos efectos es necesario realizar una depuración facial de toxinas emocionales como son los miedos, la rabia, etc. Liberando nuestra mente de la presión psicológica que produce el estrés y las tensiones de la vida diaria.

 

Los objetivos de este tratamiento son:

  • Efecto emocional: calmante, relajante y antiestrés
  • Efecto cosmético: oxigenante y regenerador

 

El protocolo a seguir en el tratamiento ayurveda Nirvana sería: antes de todo es conveniente realizar un test para saber qué Dosha es el que tenemos en desequilibrio; se trata de contestar unas  preguntas que nos ayudarán a descubrir qué tratamiento debemos emplear. Una vez tengamos esta información procederemos a realizar el tratamiento. Primero nos aplicaremos en las manos unas gotas de un  preparado de aceites esenciales puros para equilibrar (equilibrant Uma) y realizaremos un pequeño masaje de bienvenida. Seguidamente limpiaremos la cara, el cuello, el escote y los brazos con un aceite noble (aceite vehicular Pitta), tonificaremos con el preparado tonificante emocional, que realizaremos añadiendo 2 gotas de aceite esencial de lavanda, y acto seguido haremos una exfoliación con un micronizado de hierbas preparado para ello (Parinama), mezclado con el aceite vehicular que haya dado el  resultado del test, sin retirar aplicaremos la mascarilla relajante (Sattva Fango) mezclada con el micronizado de hierbas NIrvana y la dejaremos en exposición unos 15 minutos (en las primeras sesiones el tiempo de exposición será inferior porque el fango es muy activo y podría producir rojeces en la piel). Durante este tiempo de exposición limpiaremos los pies con el preparado emocional y realizaremos un masaje reequilibrante teniendo en cuenta el Dosha predominante, usando el aceite vehicular según el test.  Limpiaremos los restos de la mascarilla con una rejilla de algodón sin tratar. Realizaremos el masaje facial Rasayana para equilibrar el Tridhosa y acto seguido empleando el aceite vehicular, según el test, junto con unas gotas de aceite esencial equilibrant Uma continuaremos el masaje facial, terminaremos con un masaje especial con las pindas.

 

 

 

YAUVANA

 

La flacidez y las arrugas aparecen en el rostro de las personas con el paso del tiempo a causa de la degradación de las fibras de colágeno y elastina. Pero no todas las arrugas son producto de la edad, hay otras que expresan emociones y sentimientos y se producen cuando ciertos músculos de la cara se contraen o relajan, modelando la forma de nuestro rostro y expresando “algo” que vibra en nuestro interior.

 

Nuestro carácter va modelando nuestro rostro como si fuera un “escultor invisible” y, con el paso de los años, va dejando las marcas de nuestros sentimientos en forma de arrugas.

 

El tratamiento Yauvana mejora la piel haciéndola más tersa y tonificando los músculos del rostro para que éste exprese las emociones puras sin distorsionar la personalidad que refleja de su interior, eliminando la “memoria” emocional que, en forma de arrugas, dibuja la expresión de nuestro rostro.

 

Este tratamiento “barre” las pequeñas arrugas que después de haber sido útiles para expresar una emoción durante algún tiempo, persisten en nuestro rostro, aun después de que esta emoción ya no está presente en nosotros.

 

Los objetivos de este tratamiento son:

  • Efecto emocional: energizante y purificador
  • Efecto cosmético: antiarrugas y reafirmante

 

El protocolo a seguir en el tratamiento ayurveda Yauvana sería: antes de todo es conveniente realizar un test para saber qué Dosha es el que tenemos en desequilibrio; se trata de contestar unas preguntas que nos ayudarán a descubrir qué tratamiento debemos emplear. Una vez tengamos esta información procederemos a realizar el tratamiento. Primero nos aplicaremos en las manos unas gotas de un  preparado de aceites esenciales puros para equilibrar (equilibrant Uma) y realizaremos un pequeño masaje de bienvenida. Seguidamente limpiaremos la cara, el cuello, el escote y los brazos con un aceite noble (aceite vehicular Pitta), tonificaremos con el preparado tonificante emocional que realizaremos añadiendo 2 gotas de aceite esencial de palo de rosa y acto seguido haremos una exfoliación con un micronizado de hierbas preparado para ello (Parinama), mezclado con el aceite vehicular Vata, y sin retirar aplicaremos la mascarilla regenerante (Sattva Fango) mezclada con el micronizado de hierbas Yauvana y la dejaremos en exposición unos 15 minutos (en las primeras sesiones el tiempo de exposición será inferior porque el fango en muy activo y podría producir rojeces en la piel). Durante este tiempo de exposición limpiaremos los pies con el preparado tonificante emocional y realizaremos un masaje reequilibrante teniendo en cuenta el Dosha predominante, usando el aceite vehicular según el test.  Limpiaremos los restos de la mascarilla con una rejilla de algodón sin tratar. Realizaremos el masaje facial Rasayana para equilibrar el Tridhosa y acto seguido empleando el aceite vehicular Vata junto con unas gotas de aceite esencial equilibrant Sundari continuaremos el masaje facial, y terminaremos con un masaje especial con las pindas.

 

 

 

MARGA MEDAS

 

El sudor y especialmente la grasa son segregados en exceso por el organismo para actuar como “defensa”. En la naturaleza, muchos seres vivos adoptan este sistema para defenderse de sus enemigos. Cuando la energía del primer chakra no fluye con fuerza por los nadis, se produce una sensación de temor latente, imperceptible pero real, que hace disparar los sistemas de alerta en el organismo.

 

Estos sistemas se encargan de desequilibrar el Dathus Medas, produciendo una hipersecreción de grasa. La energía Kapha y Pitta se desequilibran y aparece el sudor.

 

Cuando esta situación persiste durante mucho tiempo, aparecen granos en la cara (acné) cargados de sebo.

 

El contacto con las plantas y esencias de este tratamiento abre la energía del primer chakra necesaria para afrontar la inseguridad. El masaje con aceites esenciales y pindas refuerza esta acción. La grasa excesiva sobre la piel deja de fluir cuando la situación de “peligro” disminuye.

 

Los objetivos de este tratamiento son:

  • Efecto emocional: desintoxicar el alma
  • Efecto cosmético: regular la glándula sebácea, calmar, oxigenar y regenerar

 

El protocolo a seguir en el tratamiento ayurveda Marga Medas sería: antes de todo es conveniente realizar un test para saber qué Dosha es el que tenemos en desequilibrio; se trata de contestar unas preguntas que nos ayudarán a descubrir qué tratamiento debemos emplear. Una vez tengamos esta información procederemos a realizar el tratamiento. Primero nos aplicaremos en las manos unas gotas de un  preparado de aceites esenciales puros para equilibrar (equilibrant Uma) y realizaremos un pequeño masaje de bienvenida. Seguidamente limpiaremos la cara, el cuello, el escote y los brazos con un aceite noble (aceite vehicular Pitta), tonificaremos con el preparado tonificante emocional que realizaremos añadiendo 2 gotas de aceite esencial de geranio, limón y bergamota y acto seguido haremos una exfoliación con un micronizado de hierbas preparado para ello (Parinama), mezclado con el aceite vehicular Kapha,  y sin retirar aplicaremos la mascarilla purificadora (Sattva Fango) mezclada con el micronizado de hierbas Marga Medas y la dejaremos en exposición unos 15 minutos (en las primeras sesiones el tiempo de exposición será inferior porque el fango es muy activo y podría producir rojeces en la piel). Durante este tiempo de exposición limpiaremos los pies con el preparado emocional y realizaremos un masaje reequilibrante teniendo en cuenta el Dosha predominante, usando el aceite vehicular según el test.  Limpiaremos los restos de la mascarilla con una rejilla de algodón sin tratar. Realizaremos el masaje facial Rasayana para equilibrar el Tridhosa y acto seguido empleando el aceite vehicular Kapha, junto con unas gotas de aceite esencial equilibrant Bala, continuaremos el masaje facial, y terminaremos con un masaje especial con las pindas.

 

 

 

MARGA AMA

 

La fuerza que mueve al Dosha Pitta es la ira. Muchas personas manifiestan la tensión que produce la rabia a través de un “enrojecimiento” del rostro.

 

El color rojo significa “alerta” y en la naturaleza aparece en los seres vivos portadores de tóxicos (venenos). En las personas se manifiesta en el rostro cuando mostramos nuestra agresividad, avisando a los demás de que nuestra actitud puede volverse violenta.

 

La persistencia del color rojo en nuestro rostro nos indica un estado de tensión emocional de constante inseguridad. La persona cuyo rostro enrojece con facilidad, contrariamente a lo que pueda pensarse, no es agresiva, sólo lanza un mensaje mimético de ira, pero es puramente defensivo.

 

El tratamiento Marga Ama mejora la microcirculación cutánea, disminuyendo visualmente los capilares sanguíneos superficiales de la piel, haciéndola más uniforme y más fresca. Baja la intensidad del fuego Pitta y aumenta el flujo de Prana Vata.

Este tratamiento reestablece el equilibrio en la circulación sanguínea alterado por Pitta en desequilibrio.

 

Los objetivos de este tratamiento son:

  • Efecto emocional: reducir el elemento fuego de la piel
  • Efecto cosmético: activar la microcirculación sanguínea y descongestionar.

 

 

El protocolo a seguir en el tratamiento ayurveda Marga Medas sería: antes de todo es conveniente realizar un test para saber qué Dosha es el que tenemos en desequilibrio, se trata de contestar unas preguntas que nos ayudarán a descubrir qué tratamiento debemos emplear. Una vez tengamos esta información procederemos a realizar el tratamiento. Primero nos aplicaremos en las manos unas gotas de un  preparado de aceites esenciales puros para equilibrar (equilibrant Uma) y realizaremos un pequeño masaje de bienvenida. Seguidamente limpiaremos la cara, el cuello, el escote y los brazos con un aceite noble (aceite vehicular Pitta), tonificaremos con el preparado tonificante emocional que realizaremos añadiendo 2 gotas de aceite esencial de lavanda y acto seguido haremos una exfoliación con un micronizado de hierbas preparado para ello (Parinama), mezclado con el aceite vehicular Pitta, y sin retirar aplicaremos la mascarilla circulatoria (Sattva Fango) mezclada con el micronizado de hierbas Marga Ama y la dejaremos en exposición unos 15 minutos (en las primeras sesiones el tiempo de exposición será inferior porque el fango es muy activo y podría producir rojeces en la piel). Durante este tiempo de exposición limpiaremos los pies con el preparado emocional y realizaremos un masaje reequilibrante teniendo en cuenta el Dosha predominante, usando el aceite vehicular según el test.  Limpiaremos los restos de la mascarilla con una rejilla de algodón sin tratar. Realizaremos el masaje facial Rasayana para equilibrar el Tridhosa y acto seguido empleando el aceite vehicular Pitta junto con unas gotas de aceite esencial equilibrant Kali continuaremos el masaje facial, y terminaremos con un masaje especial con las pindas.