TRATAMIENTO FACIAL ANTI ACNÉ


Este tratamiento es exclusivo para pieles acneicas.

 

Todos los productos cosméticos que utilizamos en Sheng Qi son naturales, sin derivados del petróleo ni de origen animal (sólo el extracto de caviar es animal y proviene de las huevas del esturión). Todos los componentes de los productos que empleamos son vegetales, el aloe vera es ecológico, los aceites vehiculares son de primera prensada en frio, y los aceites esenciales son puros, el colágeno también es vegetal, igual que el ecovotox (el símil del botox ) y el suero snake (el equivalente al veneno de serpiente). Como base suelen utilizar glicerina vegetal o cera de abejas virgen. Eso significa que al no llevar parafinas no se crea una película encima de la piel y permite que los principios activos penetren a nivel celular y sean 100% aprovechables, cosa que no ocurre con las cremas químicas. Explico todo esto para que se entienda que una “simple” higiene facial al estar hecha con cosmética 100% natural ya está nutriendo la piel.

 

El protocolo a seguir en el tratamiento antiacné es el que sigue: primero limpiaremos la cara, el cuello y el escote con una leche limpiadora natural, tonificaremos la piel limpia y acto seguido haremos una exfoliación con sales del mar Muerto mezcladas con aceite de almendras dulces y unas gotas de aceite esencial de árbol de té. Luego procederemos a calentar la piel con paños calientes húmedos con agua filtrada y un preparado de aceites esenciales para pieles acneicas, seguidamente haremos un masaje energético con un elixir facial compuesto de aceites nobles y esenciales para preparar a la piel para la extracción de impurezas. Iniciaremos la extracción (la extracción no se hará en todos los tratamientos, según criterio del profesional se irá alternado para no agredir en demasía a la piel) y para calmar tonificaremos con agua de hamamelis, aplicaremos aloe vera para bajar la inflamación, antes de que el aloe vera penetre en la piel procederemos a tratar las posibles pústulas infectadas con aceite esencial de árbol de té. Haremos un masaje relajante con un elixir facial para pieles acneicas y procederemos a cubrir la piel con una mascarilla de fangos del mar Muerto, altamente astringente, por eso la tendremos puesta por un espacio de pocos minutos y para retirarla utilizaremos unas rejillas de algodón sin tratar (sin clorar) y procederemos a limpiar la piel, y ya para terminar haremos un masaje drenante con serum Spirit para regenerar la piel.