REAFIRMANTE DE PECHO


Este tratamiento está especialmente indicado para personas que tengan el pecho caído, bien por la edad o por un adelgazamiento excesivo y la piel no haya tenido tiempo de recuperarse. Los productos utilizados en este tratamiento son muy tonificantes y reafirmantes. Por un lado el fango con algas reafirmante que se aplica para hacer la mascarilla, tiene unos efectos muy positivos en el organismo, favorece la renovación celular de la piel, hidratándola, nutriéndola y aportándole todos los minerales y oligoelementos que necesita, posee acción calmante con alto poder de absorción, depura la piel, reduce la flacidez y actúa contra las estrías y celulitis.  Activa la circulación, limpia y elimina toxinas e impurezas en profundidad de la piel y también la oxigena.  Por otro lado, tenemos el aceite de sésamo, que es un aceite revitalizante, que hidrata y nutre en profundidad, tonificando y previniendo así la flacidez; un preparado de aceites esenciales reafirmantes; el gel reafirmante corporal que con su composición de extractos vegetales, de efecto tensor sobre las fibras de la piel, reafirma y mantiene la piel tersa y joven; y el líquido para las vendas frías que alivia las zonas congestionadas y produce un gran bienestar por su acción refrescante.

 

El protocolo a seguir en el tratamiento reafirmante de pecho sería: en primer lugar haremos una exfoliación en la zona a tratar con sales del mar Muerto mezcladas con aceite de sésamo y el preparado de aceites esenciales reafirmantes. Retiraremos el exfoliante y haremos un masaje tonificante con aceite de sésamo y unas gotas de preparado de aceites esenciales reafirmantes por la zona a tratar. Aplicaremos la mascarilla que estará compuesta del fango con algas reafirmante con unas gotitas de líquido para vendas frías, lo dejaremos puesto  unos 20 minutos, luego la retiraremos con una buena ducha y procederemos a dar un masaje muy suave con gel reafirmante corporal.