TRATAMIENTO CORPORAL CON ORO DE 24 QUILATES


Aunque se trata de una novedad en cosmética, el oro se ha utilizado durante años en la medicina tradicional china, los médicos de la corte imperial utilizaban este metal para proteger el cuerpo de las agresiones externas y para nutrir y vitalizar la sangre.

 

 

El oro de 24 quilates tiene muchísimas propiedades: como activar y estimular la renovación celular, incrementar las defensas de la epidermis frente a las agresiones externas, favorecer los procesos de cicatrización, prevenir el envejecimiento celular, además  de aportar luminosidad porque estimula la microcirculación sanguínea y celular. El oro es rico en oligoelementos por lo que proporciona firmeza, elimina las agresiones externas, nutriendo y revitalizando la sangre.

 

 

El protocolo a seguir en el tratamiento de oro de 24 quilates sería: en primer lugar haremos una exfoliación completa con las sales exfoliantes con oro de 24 quilates; son sales de Epsom enriquecidas con oro puro, aceite de argán, aceite esencial de incienso y aceite de almendras.

 

Las sales de oro proporcionan una exfoliación perfecta de la piel y con el aceite de argán, “considerado el oro líquido de Marruecos”, forman una sinergia excelente para la piel.

 

Sin retirar el exfoliante aplicaremos la mascarilla de oro por todo el cuerpo; la mascarilla es un excelente preparado a base de oro, aceite de argán, aceite de almendras y aloe vera. Las partículas de oro actúan regenerando e hidratando la piel en profundidad. Los beneficios para la piel de este metal precioso son visibles rápidamente, puesto que tiene un efecto tensor inmediato y potencia la luminosidad de la piel. Pero sus virtudes no acaban ahí, además es un gran regenerador y estimula la capacidad celular contra los radicales libres. Y también consigue que otros activos aumenten su eficacia. La medicina tradicional china ha sido la inspiración para los científicos que han estudiado las virtudes terapéuticas del oro y las han incorporado en los cosméticos, que incluye partículas microactivas, con un gran efecto regenerador, además de ser poderosos antioxidantes. Por su parte, el aceite de argán posee un 80% de ácidos grasos esenciales que actúan regenerando las células por sus propiedades antioxidantes. Estimula la oxigenación de la piel, aportándole vitalidad y energía, y acelera las funciones vitales de las células, previniendo el envejecimiento prematuro de la piel.

 

Cubriremos la mascarilla con un film y la dejaremos en exposición unos 20 minutos. Retiraremos con una buena ducha y terminaremos con un buen masaje con el serum corporal con oro, que lleva: oro puro de 24 quilates, aceite de argán, aceite de almendras dulces, aceite de jojoba, aceite de hipérico y aloe vera. Nutre e hidrata en profundidad previniendo la sequedad y descamación de la piel. Regenera la piel actuando sobre las irritaciones e imperfecciones dejándola fina, sedosa y aterciopelada.