MESOTERAPIA


La mesoterapia en una técnica terapéutica empírica que hace más de cincuenta años que se practica.

 

Durante mucho tiempo se ha considerado una terapia marginal, pero poco a poco ha ido ganando terreno por los buenos resultados que se obtienen, tanto los profesionales de la salud como los mismos pacientes cada vez confían más en la mesoterapia.

 

La mesoterapia consiste en una aplicación tópica regional, de pequeñas cantidades de medicación homeopática a dosis muy bajas y a nivel intradérmico (ID), locoregional, polivalente y minidosificada en muchos puntos cercanos a la zona a tratar creando pequeñas pàpulas.

 

La pequeña dosis y cantidad empleada de la medicación inyectada evita en lo posible una eventual toxicidad, como la acción de los medicamentos se desencadenan al nivel de la dermis, es posible admitir que pueden presentarse efectos múltiples y variados como consecuencia directa de la inyección de un único principio farmacológico. Así pues podemos considerar que la mesoterapia puede considerar indicaciones polivalentes.

 

En una sesión de mesoterapia podemos utilizar diferentes técnicas para ampliar los efectos de la medicación como sería la rubefacción, que es un método ya conocido desde la antigüedad que consiste en la estimulación mecánica o química de la piel con el fin de provocar una hiperemia cutánea, que desencadene una vasodilatación con fines beneficiosos o paliativos de algunas patologías, liberando histamina, en este caso sería una estimulación mecánica provocada por los pequeños pinchazos que se hacen en la zona a tratar. Otra técnica que solemos utilizar en mesoterapia es la acupuntura, que estimula mediante la implantación de agujas puntos determinados de los meridianos y que por ello el cuerpo segrega sustancias del orden de las morfinas, endorfinas, sustancias polipéptidos que se hallan en la piel, tubo digestivo y en el sistema nervioso central, produciendo un efecto analgésico, en mesoterapia inyectamos de una manera especial justo en los puntos de acupuntura concretos para tratar la dolencia por la que ha venido el paciente.

 

También utilizamos la auriculoterapia que es una técnica basada en las zonas reflejas que existen en el pabellón auditivo a través de unos canales que unen la oreja con un órgano concreto, pudiendo estimular con presiones todo el organismo para prevenir y mejorar el estado de salud, en una sesión de mesoterapia podemos inyectar justo en el punto concreto de la oreja estimulando el órgano que nos interese para favorecer la curación. Al inyectar homeopatía, también nos beneficiamos de esta terapia que como la mayoría sabe, la homeopatía lo que hace es activar el proceso curativo del mismo cuerpo, no siendo la medicación en si lo que cura si no los estímulos que esta envía. Como hemos visto en una sesión de mesoterapia hacemos un cóctel de varias técnicas, lo que la hace verdaderamente muy efectiva para tratar dolencias de cualquier tipo como: traumatismos y lesiones, contracturas musculares, lumbalgias, ciáticas, reumatismos y dolores articulares, artritis, artrosis (exostrosis, osteófitos), bursitis o capsulitis, síndrome del túnel carpiano, epicondilitis, neuralgias (cervical, del trigémino, intercostal, cefaleas y migrañas), cólico nefrítico, cólico hepático, gota, celulitis, obesidad (nerviosa, ovárica), acne, alopecia, arrugas, manchas y cicatrices queloideas.