TRATAMIENTO CORPORAL HIDRATANTE INTENSO


Este tratamiento es altamente hidratante, especial para después del verano cuando la piel está sumamente estropeada y castigada. Los productos utilizados en este tratamiento están  especialmente creados para hidratar y calmar la piel. Utilizamos el agua de rosas que está extraída con el método de destilación por vapor de la rosa damascena y actúa como tónico para pieles sensibles y posee propiedades calmantes; el agua de rosas es un extracto exquisito que actúa como relajante, antiinflamatorio y descongestionante; tiene un alto contenido de vitaminas  (vitamina C, vitaminas del grupo B y E) y antioxidantes, también taninos, pectina y nicotinamida, ayudando a revitalizar y rejuvenecer la piel castigada.  Otro producto que utilizamos es el gel de aloe vera con rosa mosqueta; el aloe vera es un magnífico regenerador celular, que cuida, protege y regenera la piel de las irritaciones y quemaduras leves del sol. La rosa mosqueta actúa como regenerador de la piel, sus resultados son excelentes; la aplicación continuada del aceite de rosa mosqueta ayuda de manera efectiva a atenuar cicatrices, arrugas, a prevenir el envejecimiento y eliminar las manchas; la rosa mosqueta es muy rica en ácidos grasos no saturados y poliinsaturados, tiene ácidos oleicos, linoleico y linolénico; estos ácidos son sustancias nobles, indispensables para tratar las arrugas, heridas, manchas solares, de embarazo, estrías y cicatrices. También utilizaremos el aceite de sésamo, que es un aceite revitalizante, y además hidrata y nutre en profundidad previniendo la flacidez.

 

El protocolo a seguir en el tratamiento de hidratante intenso sería: en primer lugar humidificaremos el cuerpo con agua de rosas y haremos una exfoliación completa con el exfoliante corporal. Sin retirar el exfoliante aplicaremos la mascarilla que estará compuesta de una capa gruesa de gel de aloe vera con rosa mosqueta y cubriremos con un film y la dejaremos puesta unos 20 minutos. Retiraremos con una buena ducha y procederemos a pulverizar con agua de rosas todo el cuerpo, y antes de que se seque daremos un buen masaje con aceite de sésamo, insistiendo en las zonas más castigadas.