CHOCOLATERAPIA


El cacao está compuesto de antioxidantes como los polifenoles, la teobromina o el tanino, que ejercen efectos benéficos tanto por su acción vasodilatadora, como por ser capaces de combatir los radicales libres que producen el envejecimiento celular.

 

Con este tratamiento podemos tonificar y relajar el cuerpo, remineralizar la piel y además sus propiedades anticelulíticas son impresionantes. Imagina tu cuerpo absorviendo por todos los poros de tu piel endorfinas, serotonina, oligoelementos y todo ello en una cobertura hecha de cacao puro. Espectacular tratamiento para la piel, para la mente, para las emociones y para los sentidos.

 

Sin embargo, en forma de baños su principal aplicación son los tratamientos relajantes y antiestrés. Está recomendado para las personas que estén bajas de tono porque, a través de la piel, ayuda a la secreción de endorfinas que son de mucha ayuda a quienes estén un  poco deprimidos. Diversos estudios han demostrado que el cacao induce a la producción de endorfinas, llamadas sustancias de la felicidad, y serotonina, un neurotransmisor que interviene en el estado de ánimo.

 

Pero además de tonificar y relajar el cuerpo, el chocolate remineraliza la piel gracias a sus oligoelementos como el calcio, el magnesio y el potasio.

 

Como anticelulítico sus propiedades son otras, concretamente como hiperemiante  y lipolítico. Todos los productos con propiedades excitantes ayudan a deshacer los nódulos de grasa que se crean  con una mala circulación sanguínea.

 

El protocolo a seguir en el tratamiento de chocolaterapia sería: en primer lugar haremos una exfoliación completa con el exfoliante corporal de chocolate que además de cacao puro también lleva rosa mosqueta, lo que aparte de limpiar la piel de impurezas, activa la circulación y favorece la renovación celular, nutre e hidrata en profundidad, protegiendo la piel y evitando la descamación. Sin retirar el exfoliante aplicaremos la mascarilla de chocolate por todo el cuerpo, teniendo en cuenta que debemos calentarla primero y  la cubriremos con un film y la dejaremos en exposición unos 20 minutos. Luego la retiraremos con una buena ducha y terminaremos con un buen masaje con el serum corporal al chocolate.