¿Tienes miedo?

De un tiempo a esta parte aprendí a dejar el miedo de lado. No fue algo fácil ni sencillo, tuve que crear estrategias para vencerlo y aprender a diferenciarlo de los otros sentimientos. Hoy me gustaría compartir esta experiencia contigo por si te puede servir de ayuda.

 

Antes por miedo dejaba de hacer cosas y lo peor de todo es que ni me daba cuenta de cuál era la causa.  Como la mente es muy astuta, se las ingeniaba para con sus pensamientos esconder el miedo y darme un montón de argumentos muy convincentes para evitar aquello que en un principio quería hacer. El resultado era una parálisis total, que no me permitía evolucionar ni crecer, ya que me dejaba en el mismo lugar sin posibilidad de cambio. Eso me generaba mucha ansiedad, pues no conseguía salir de la misma situación; por un lado, no me sentía satisfecha conmigo misma ni con la vida que llevaba y por otro, no podía salir de ahí por culpa del miedo, estaba en un círculo vicioso: cuanto más miedo, más parálisis, cuanto más parálisis menos recursos tenía para salir de esta espiral.

 

Un día de valentía esporádica empecé a cuestionar la mente, me hacía preguntas a mí misma sin parar hasta dar con la clave. Me di cuenta de que me estaba escondiendo, que me escudaba detrás de autoescusas, muy buenas por cierto, para no iniciar el cambio, para no hacer aquello que me iba a ofrecer la oportunidad de crecer, conocerme y evolucionar. Cuando se me venía una idea de golpe, esas ideas que vienen solas cuando no las esperas, que me ofrecía la oportunidad de cambiar algo en mi vida, empecé a coger la costumbre de hacerme tres preguntas y si las tres respuestas eran afirmativas, sabía que los argumentos que me decían que no lo hiciese, estaban basados en el miedo. Las tres preguntas son: “¿Realmente quieres hacer esto?, ¿te apetece hacerlo?, ¿si no tuvieses miedo lo harías?” Y como he dicho antes, si las tres respuestas son afirmativas, hay que tirar por ahí y meterse de lleno. Cualquier pretexto, cualquier pensamiento o argumento que te diga que no, está basado en el miedo. Cómo no tengo tiempo, ahora no es el momento, no dispongo de suficiente dinero, está muy lejos, no me puedo organizar, no estoy preparada, la otra persona no está receptiva, empezaré el lunes o después de que pasen las fiestas, o qué sé yo. Mil razonamientos que te dejan en el mismo lugar sin posibilidad de cambiar tu vida y tener el aprendizaje que necesitas para evolucionar.

 

Así que te invito a que utilices estas tres preguntas cada vez que se te ocurra una nueva manera de generar cualquier cambio, o sientas que necesitas hacer una cosa en concreto y empiezas con los argumentos de turno que te dejan anclada o anclado en el mismo lugar con tantas contraindicaciones que te ves incapaz de seguir adelante. Al principio cuesta plantearse las preguntas, pero luego las incorporas sin darte cuenta. Yo ya voy directamente a la última, porque reconozco que si me viene la idea a la cabeza es porque realmente necesito hacerlo, y últimamente tengo que reconocer que ni esa me hago, en cuanto viene la idea, depende de lo que sea, busco directamente la manera de poder hacerlo, y depende de el qué, lo hago directo sin plantearme nada. La pregunta que alguna vez me he hecho ha sido: “¿Y por qué no? Tira “palante” como los de Alicante, vive la experiencia, disfrútala y aprende todo lo que puedas de todo esto.”

 

Las cosas son mucho más fáciles de lo que parecen. Cuando te dejas llevar sin pensar, sin plantearte demasiado las cosas, todo fluye de manera natural y espontánea.

 

Vive, disfruta, sé feliz y sonríe. 

 

Si quieres puedes compartir tus experiencias con las preguntas en los comentarios, puede servirles a otras personas que también se sientan paralizadas, así nos vamos ayudando los unos a los otros y poco a poco conseguir un mundo mejor.

 

Sandra Gómez.


Si quieres compartir tus comentarios o tus experiencias, puedes aprovechar este espacio para ello. Si tienes alguna duda con el artículo o necesitas ampliar la información, en cuanto me sea posible te responderé.

Escribir comentario

Comentarios: 0