Experiencia personal con el Movimiento Integral

¡¡¡¡Hola tribu!!!!

 

Hoy os quiero explicar una experiencia propia; los que me conocéis ya sabéis que hace unos cuatro años y medio que me estoy tratando con Montse Espert y su Movimiento Integral. Ha habido sesiones muy intensas, donde se han desbloqueado emociones antiguas, tan antiguas que vienen de vidas pasadas y es imposible el poder tratarlas si no es con técnicas específicas con las que puedas conectar con esos momentos. Pero la sesión de hoy ha sido especialmente relevante y me gustaría compartirla.

 

Las dorsales de mi lado derecho siempre han estado en una postura de bloqueo y por mucho que Montse haya incidido en este punto no se ha podido llegar al fondo de la cuestión, sí que han mejorado algo y se han corregido en parte, pero no del todo, en cambio hoy sí, hoy trabajando sobre este punto concreto Montse me preguntaba qué había ahí: la primera imagen que me ha venido ha sido la de una pelota de tenis redondita, peludita y de color amarillo brillante, pero a medida que Montse seguía masajeando la zona, el color ha empezado a cambiar, primero se ha vuelto de color sangre, y justo en ese momento mi respiración ha empezado a fallar, mi cabeza ha retrocedido hacia atrás para poder coger aire, me estaba ahogando, mis pulmones se han llenado de sangre por una puñalada que alguien en una vida pasada me dio en medio de las costillas, perforando el pulmón. Lo que acabo de experimentar ha sido un momento de una vida pasada en la que se me traicionó, alguien a quien yo amaba me clavó un puñal atravesándome el pulmón, eso provocó que mis pulmones se llenaran de sangre impidiéndome la respiración. Mi cuerpo ha reaccionado igual como si hubiera sido en este mismo momento, ahogándose, luchando por la vida, para finalmente morir. Acabo de revivir una muerte de otra vida, he sentido cómo mi cuerpo moría intentando respirar y después de muerta  he sentido pena y tristeza por esa traición. Pero ya está, ahora siento mi cuerpo liberado, me siento en paz, me siento en calma, sin tensión, sin ansiedad. La sensación que más se le parece es como cuando estás en una habitación con el ruido del aire acondicionado en marcha, pero que has anulado y no eres consciente de que lo oyes hasta que lo apagas y te dices: “vaya… qué bien, qué silencio”. Porque no eras consciente del ruido que había, pues así me siento yo ahora mismo. Lo que hoy he experimentado se llama liberación somato emocional. El cuerpo ha reaccionado igual a como reaccionó en aquel momento, liberando la emoción no gestionada que se produjo en aquella situación.

 

Esto ha podido suceder porque el cuerpo estaba preparado para poder soportar revivir esa muerte, de otra manera no hubiese sido posible. El cuerpo te protege del dolor que puedas sentir, por eso se bloquea, aunque ese bloqueo pueda provocar otro tipo de dolor, nunca será lo suficientemente doloroso como la muerte, pero, por suerte, se ha podido liberar y aunque haya experimentado esa muerte, ha merecido la pena.

 

 

Si estáis interesados en vivir y hacer este tipo de trabajo personal y queréis más información sobre el Movimiento Integral, podéis poneros en contacto conmigo o con Montse y hablamos de tu situación emocional.

 

Sandra Gómez


Si quieres compartir tus comentarios o tus experiencias, puedes aprovechar este espacio para ello. Si tienes alguna duda con el artículo o necesitas ampliar la información, en cuanto me sea posible te responderé.

Escribir comentario

Comentarios: 0